Indicaciones para crear un programa de Software Libre

En primer lugar, aparte de tener una idea interesante, como una iniciativa o un problema a resolver, se ha de tener una base tecnológica prometedora, es decir, que pueda llegar a ser necesaria en el futuro.

En segundo lugar, elegiremos una o varias licencias libres, dependiendo de las libertades que queramos para nuestro proyecto. A continuación le pondremos un nombre atractivo y representativo, y buscaremos un sitio web donde alojarlo o, si lo deseáramos, crearíamos nuestra propia web.

Utilizaremos todas las herramientas de Internet que sean necesarias para difundir nuestro trabajo y facilitar la colaboración, como por ejemplo: listas de correo, wikis, mensajería instantánea, o la web que ya hemos comentado, siempre públicos. Así, publicaremos todo lo que podamos para liberar nuestro conocimiento, haciendo siempre visible nuestra licencia en nuestras publicaciones. Procuraremos que nuestro proyecto sea lo más multilingüe posible para conseguir un número mayor de colaboradores y aportaciones.

Partiendo de esto, y dependiendo de las críticas y opiniones que reciba durante su desarrollo, suscitará el interés de más o menos contribuidores que ayudarán a su desarrollo.

Factores como la tecnología, la comunicación, o el nicho de mercado al que nos dirijamos condicionarán el desarrollo del proyecto, pero el más importante es cuando un desarrollador presenta una necesidad determinada de una aplicación y la comparte con otros desarrolladores, formándose así una comunidad, que si desemboca en una comunidad fuerte de desarrolladores puede ser garantía de éxito.

También puede darse el caso de que empresas liberen el código de aplicaciones propietarias, transformándolas en libres y formando una comunidad a su alrededor, como es el caso de OpenOffice.org.

Definiremos claramente los objetivos, tareas y su asignación para organizarnos adecuadamente en nuestra comunidad, basada en la confianza y la libertad a la hora de trabajar en el proyecto.

Si necesitamos financiación, podemos solicitar donaciones, hacer trabajos a medida relacionados con el proyecto libre, labores remuneradas de consultoría, o publicar en medios físicos nuestro trabajo, obteniendo beneficios por la venta de ese material. Pero todo esto sin perder de vista que nuestro conocimiento pueda verlo cualquier persona con conexión a Internet.

Haremos que nuestro trabajo esté siempre visible para estar disponible para su consulta o para ser retomado en el futuro, y nos procuraremos mantener su interés para los usuarios, aún en el caso de que debamos cederlo a otra persona para que lo “reavive”.

Con todo esto, estaremos aprovechando las múltiples posibilidades que tiene el trabajo en colaboración, y lucharemos contra todas las amenazas y obstáculos existentes en la Red.

Javier Artigas

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s